Venta de Desfibriladores

Desfibriladores disponibles a la venta. Los desfibriladores son aparatos electrónicos portátiles que diagnostican y tratan la parada cardio-respiratoria cuando es debida a la fibrilación ventricular o a una taquicardia ventricular sin pulso, restableciendo un ritmo cardíaco efectivo eléctrica y mecánicamente.

Antes de conocer en que consisten los desfibriladores, es de gran importancia conocer la acción de desfibrilación, siendo esta no más que una descarga eléctrica enviada al musculo cardíaco, bien sea con tórax abierto o por medio de la pared torácica. Teniendo en claro este proceso se pueden definir los desfibriladores como los dispositivos encargados de realizar esta acción, es muy común que en películas o series televisivas se muestre este aparato en las emergencias cardíacas, para tener una imagen visual recuerde en las películas cuando los doctores frotan unas especies de paletas, dicen “Despeje” y las colocan en puntos exactos en el pecho del paciente y de repente se ve como dicho paciente salta por la descarga eléctrica, esos aparatos son los desfibriladores. Explicando de una forma más técnica, los desfibriladores bifásicos generan una energía de descarga eléctrica de unos 200 julios (equivalente a una patada de un deportista en el pecho), esta magnitud de descarga se utiliza cuando no se conoce el problema cardíaco, en el caso de los desfibriladores monofásico se utilizan 360 julios, cabe destacar que esta medida es en el caso de un adulto, pero en un niño se produce una energía de descarga eléctrica de 2 a 4 julios por cada kilogramo que pese.
La función principal y por el que es más común y conocido es para reanimar al corazón en paros cardíacos, esto se debe a que el corazón no es más que un bomba que se contrae y se expande por medio de energía, así que cuando este deja de bombear, los desfibriladores brindan el primer impulso al corazón para que empiece de nuevo a hacer su proceso, para verlo de una forma más sencilla en el caso de una bomba de agua requiere enchufarse para obtener corriente eléctrica para funcionar, algo similar sucede con el corazón, solo que este solo necesitaría un impulso inicial y luego funciona de manera autónoma. Sin embargo, solo el impulso inicial se da en los casos más comunes, pero existen otras enfermedades cardíacas como las arritmias que necesitan un implante de desfibrilador en el corazón para que cada tanto le envié un impulso eléctrico al corazón. Basados en este punto se puede decir que hay muchos tamaños formas y tipos de desfibriladores para cada situación, de hecho, en la actualidad se busca implementar un dron capaz de llegar al lugar del afectado y darle instrucciones exactas a alguien que esté cerca y genera la descarga eléctrica.
Como mencionamos anteriormente depende del tipo de desfibriladores, los manuales y más antiguos en el mercado de la medicina, el médico debe configurar con una perilla la cantidad de corriente eléctrica que se va a utilizar, para ello debe calcular mentalmente el peso de la persona y la gravedad del asunto, oprime un botón y debe ubicar los electrodos en los puntos específicos y ver si fu suficiente para reanimar al cuerpo, si no fue así, sube la cantidad de corriente eléctrica y repite e proceso. Ahora bien, mientras más novedosos, menos trabajo se requiere de parte del médico, existen los semi automáticos y los automáticos que cuentan con diferentes sensores para saber cuánto requieren de energía, por cuanto tiempo, si los electrodos están bien puestos, entre otras cosas.