Venta de Monitores Fetales

Como te podrás imaginar estos monitores son aparatos que sirven para seguir la actividad de un bebe dentro del vientre de su madre, tal vez el término es un poco desconocido para aquellas personas que aún no han tenido hijos, especialmente aquellas mujeres que no han salido nunca embarazadas. Si por el contrario ya has pasado por un embarazo y seguido el control médico respectivo, estarás familiarizado con el término, cuya definición nos es más que: Monitores Fetales o Cardiotocógrafos son aquellos instrumentos que sirven para monitorear desde fuera del vientre o dentro del mismo al bebé o feto en formación y proporcionar parámetros que son de vital importancia tanto para la embarazada como para el bebé.

Los Monitores fetales suelen usarse por los gineco-obstetras hacia las últimas semanas del embarazo o en el momento del parto para evitar posibles complicaciones y si en el parto se prevén complicaciones este se utiliza durante todo el parto.

Los parámetros que por lo general se monitorean a través de los Monitores fetales son:

  • Las contracciones uterinas que se están produciendo en ese momento en la madre, las cuales se logran captar a través de una sonda que es hecha para tal fin.
  • El latido cardiaco presente en el bebé y la frecuencia del mismo los cuales son registrados con una sonda de ultrasonido (Doppler).

La información que es recogida durante este proceso es llevada a unas pantallas digitales que también captan los sonidos y retransmiten esta información sobre una banda de papel, tal como si te estuvieras practicando un electrocardiograma o una ecografía, la cual también puedes pedir a tu gineco-obstetra para que también lleves un control sobre los latidos del bebé y las contracciones que tenías tu o la madre en ese momento.

Cuando los Monitores Fetales son utilizados como un tipo de control durante el parto es posible que los médicos puedan descubrir a tiempo ciertas condiciones de sufrimiento fetal y actuar como corresponda en consecuencia. Una vez superada la fecha probable de parto el uso del monitoreo fetal es más frecuente para controlar de esta manera la salud del bebé y el estado de la madre.

Se pueden utilizar de dos formas; para monitoreo externo o monitoreo interno. Cuando se utiliza para Monitoreo fetal externo se utilizan dos sensores (un transductor de ecografía y un tocodinamometro externo) que se colocan en el abdomen de la embarazada a través de unas cintas o correas que se ajustan a su contorno. Estos sensores son como unos discos sensibles que permiten captar cada latido del corazón del bebe y cada contracción, que después se registran como te explique anteriormente en una cinta de papel. Este tipo de monitoreo es el más común y no reviste ningún tipo de peligro o riesgos asociados a su empleo.

El Monitoreo fetal interno es menos común, y se utiliza para obtener lecturas más precisas de la frecuencia del latido fetal, colocándose un sensor en el cordón umbilical para registrar las contracciones y un electrodo que se adhiere a la cabeza del bebe, para lo cual es necesario hacer un pequeño orificio en la bolsa de aguas o placenta, después de dilatar un poco el cuello del útero. Se obtiene a través de esto resultados y gráficas más precisas. Existe una muy leve posibilidad de infección durante este tipo de monitoreo.