Venta de Oxímetros

Los Oxímetros miden de manera indirecta la saturación de oxígeno de la sangre de un paciente, no directamente a través de una muestra de sangre. Oxímetros disponibles a la venta

El Oxímetro es un instrumento utilizado en medicina para medir en los pacientes el pulso y los niveles de oxígeno en la sangre de una forma más fácil, rápida y precisa. La hemoglobina es la encargada de transportar el oxígeno a la sangre, por lo que estos aparatos monitorean la cantidad de oxigeno presente en la misma. Su aplicación no es invasiva y presentan sus resultados en forma de porcentajes o decimales.

Su funcionamiento se basa en la teoría de la saturación de oxigeno arterial la cual es factible usando 2 longitudes de onda, siempre y cuando sus mediciones sean realizadas usando una onda de tipo pulsátil. Estos Oxímetros se encuentran en el mercado en varios modelos, entre los que te puedo nombrar encontramos los Oxímetros de dedo, de mano, de muñeca, fetales, de mesa y pediátricos.

El Oxímetro permite que se monitoree de forma instantánea y continua el nivel de oxigenación de la sangre, evitando que tengas que ir constantemente a un laboratorio a realizarte exámenes sanguíneos, y con el cual puedes detectar diversas enfermedades a tiempo, ya que si en la medición detectas una significativa disminución de los niveles de saturación de oxígeno, la ida a tiempo al médico puede evitarnos la aparición de síntomas que indiquen un daño grave.

También se utiliza en algunos procedimientos en los que se practica sedación a un paciente, como por ejemplo una Broncoscopía, donde se deben hacer ajustes en la proporción de oxigeno suplementario según sea necesario. El Oxímetro también es útil en cirugía, en condiciones médicas que revisten algún tipo de gravedad como el cáncer de pulmón, en los casos de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el asma, neumonía, anemia o un paro cardiaco. En casos de apnea de sueño suelen ser muy útil, así como en muchos otros procesos médicos que pueda indicar el profesional de la medicina.

Usar el Oxímetro es realmente un procedimiento muy sencillo, para nada engorroso y no invasivo que suele resultar bastante económico. Lo primero que debemos tener claro es que el valor normal de la saturación de oxígeno en la sangre debe estar siempre por encima de 95%, a menos que se tenga una condición respiratoria o cardiaca congénita, lo cual resultaría en la obtención de valores por debajo de 95%.

La mayoría de los Oxímetros lucen como si fueran una pinza de ropa, especialmente los Oxímetros de pulso portátiles que por lo general son los que usamos en casa, y son así para que puedan engancharse en cualquier parte delgada del cuerpo, ya sea en un dedo o en el lóbulo de la oreja. Antes de usarlo debes asegurarte que el mismo se encuentre cargado o tenga las baterías necesarias para que pueda funcionar correctamente y además procurar que el mismo tenga el tamaño apropiado para quien lo va a usar.

Cuando lo uses debes estar en un lugar relajado e indicarle a la persona que lo va aplicar que debe estar en ese mismo estado, si es un Oxímetro de dedo lo colocas preferiblemente en el dedo índice y esperas hasta que te indique el resultado, el cual se reflejara en la pantalla, a través de un corazón palpitante que indicara las pulsaciones del corazón y donde se lean las siglas Spo2 el valor que se refleje indicará el nivel de saturación de oxígeno en la sangre.