5 cosas sobre la bomba de infusión

La bomba de infusión está diseñada para administrar soluciones de manera parenteral de forma segura, minimizando los errores humanos y manteniendo los protocolos de los procesos higiénicos con los pacientes.

Algunas personas que se encuentran hospitalizadas requieren de la aplicación de alguna vía de infusión intravenosa, ya sea para administrar líquidos que mantengan la circulación adecuada de la sangre o disponer de una vía para administrar fármacos, agua o nutrientes.

Por ello, la bomba de infusión es la herramienta adecuada para mover el fluido a través de un tubo hacia el sistema vascular del paciente de una manera precisa.

A continuación, compartimos 5 cosas elementales que debes saber sobre la bomba de infusión.

1.- Terminología: es de suma importancia conocer los términos que se aplican al momento de usar una bomba de infusión. Términos como:

  • Confirmar: acción de presionar dos veces una tecla para indicar que el valor programado es el correcto.
  • Volumen: cantidad de líquido a administrar. Volumen real: cantidad de líquido administrado. Volumen restante: cantidad del líquido que falta por administrar.
  • Tiempo: unidad de horas o minutos durante el cual se administra alguna solución al paciente. Tiempo real: tiempo transcurrido que le ha tomado a la bomba para administrar la solución. Tiempo restante: unidad de horas o minutos que faltan por transcurrir para que se termine de administrar la solución al paciente.
  • Flujo: la división entre el volumen total en mililitros y el tiempo total en horas o minutos.
  • Bolo: cantidad de líquido en unidades de mililitros que se administrará al paciente a la máxima velocidad de infusión.

2.- Si un paciente cambia de posición o existe una contraposición, con la bomba de infusión, a diferencia de los sistemas de gravedad regulados por dispositivos de carretilla, no se modifica el flujo de la solución ni se crean errores al momento de la administración.

3.- Exactitud: permite tener mayor control y exactitud en el ritmo de goteo, lo que brinda al personal de enfermería un ahorro de tiempo, ya que con las bombas de infusión ya no es necesario regular el flujo de goteo.

4.- Alarma: Algunas bombas contienen alarmas con programas de autodiagnóstico al inicio de una infusión o para alertar la existencia de algún problema. Algunas unidades están equipadas con microprocesadores que indican inconvenientes en componentes o circuitos internos.

5.-Uso en el hogar: existen bombas en el mercado que se adecuan al medio hospitalario pero de igual manera para que el paciente pueda hacer uso de ellas en su hogar, contando con características de programación para la suministración de la solución que se aplicará.