Hay varios tipos de oxímetros: desde modelos sofisticados utilizados en quirógrafos,  hasta modelos de pulso para uso doméstico.

Este artículo se centra en los oxímetros de pulso, desde la perspectiva de uso doméstico.

Ventajas de los oxímetros de pulso

  • Son  herramientas de valor incalculable en situaciones de emergencia.
  • Son fáciles de usar.
  • Su precio es accesible.
  • Son benéficos en el seguimiento de enfermedades crónicas como  EPOC,  asma y otras.
  • Son cómodos.
  • Pueden usarse de forma continua, por lo cual, son perfectos para personas que desaturan por la noche, mientras duermen.

Antes de comprar un oxímetro, averigua

Antes de elegir considera que el mejor oxímetro de pulso no es el más caro, sino  el que mejor se adapta a tus necesidades.

Los oxímetros de pulso pueden variar de uno a otro en funciones como: índice de perfusión, pletismografía o exhibición de color. De hecho, estas características  pueden no estar disponibles en todos los modelos.

Primero averigua con tu mèdico cuales son las funciones que tù necesitas, es muy probable que no necesites todas.

¿Cómo saber si un oxímetro de pulso es o no confiable?

Compara los resultados de tu oxímetro de pulso con los resultados de  alguien que te tome el pulso manualmente. También puedes comparar los resultados de tu oxímetro con los de otros equipos.

Consejos  para el uso en el hogar

Una vez que has comprado un oxímetro para uso domèstico llévalo con el médico,  junto con él, aprenderás a ajustar el flujo de oxígeno en función de tus propios niveles fluctuantes de saturación.

Además, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Supervisa y mantén un registro de tus niveles en las distintas fases del día y durante actividades específicas. Compártelas  con tu  médico para que entienda cómo el descanso y la actividad afectan tus niveles.
  • Trabaja cuidadosamente con el médico para desarrollar un nivel ideal de saturación de oxígeno.
  • Si el oxìmetro indica que tus niveles son normales, pero sientes que te falta el aire  u  otros síntomas, busca atención médica de emergencia y avisa a tu médico regular tan pronto  puedas.
  • Una caída repentina en la saturación de oxígeno puede ser una señal de problemas. Si ocurre llama a tu médico.