Qué desfibriladores comprar si no se es experto

¿Qué desfibriladores comprar si no se sabe nada de ellos? Una pregunta común si no se es un experto en la materia. Normalmente no se está relacionado con estos equipos médicos; por lo mismo se desconoce cómo funcionan, qué marcas son las de más importancia o qué tipo de aparato se requiere conforme a las necesidades de cada comprador.

Generalmente la mayor parte de las personas decide comprar alguno con base al precio de compra, al aspecto del equipo médico o, si llega a conocer aunque sea un poco, con base en el reconocimiento de la marca. En fin, usualmente se toma una decisión un tanto arbitraria, y es válido, aunque quizá se puede saber qué desfibriladores comprar y tomar una mejor decisión si se indaga sobre los siguientes puntos:

Qué marca conviene comprar

Como sucede con cualquier otro producto en la mayoría de las ocasiones, el comprar una marca conocida y de precio elevado, generalmente, garantiza calidad, pero en este caso gran parte de la gente no está familiarizada con este tipo de marcas para uso médico.

Los fabricantes que llevan bastante tiempo en el mercado frecuentemente cuentan con los desfibriladores más innovadores y modernos, así que al pensar qué desfibriladores comprar considera las marcas SEM (modelos SONO-AED), Zoll, Physio Control o Nihon Kohden.

Qué generación conviene

Con esto nos referimos al número previo de modelos que ha habido de cada desfibrilador hasta llegar al último, pues si han existido antecesores significa que el fabricante apoya el mejoramiento continuo, además investiga para mejorar sus resultados y ofrecer el cliente la tecnología de vanguardia en esta rama.

Asimismo, adquirir un producto reciente asegura una larga vida útil del mismo. Al comprar se puede investigar sobre los modelos previos y su duración en el mercado, pues si no duró mucho tiempo a la venta tal vez no sea buena opción. Consultar a expertos siempre ayudará.

Qué desfibriladores comprar conforme a la facilidad de uso

Existen desfibriladores automáticos y semiautomáticos que están diseñados para que cualquier persona pueda utilizarlos, incluso sin conocimientos sobre estas situaciones. Todos estos aparatos cuentan con una voz guía que orienta paso a paso a quien esté brindando auxilio. También hay algunos modelos que presentan los pasos a seguir en la pantalla para ayudar durante la reanimación cardiopulmonar.

Es de gran ayuda que la tecnología de estas herramientas auxilie a quien la ocupe, ya que si alguien no es paramédico o doctor, y tiene que ayudar a alguien aplicando descargas con el desfibrilador, seguramente estará nervioso y deseando que el instrumento sea fácil de utilizar.  

Qué tamaño y peso conviene comprar

Normalmente, las dimensiones, así como el peso de los desfibriladores suelen ser muy manejables, aproximadamente entre 20 y 30 cm cuadrados y 4 kg respectivamente. Entonces, cuando se piensa en qué desfibriladores comprar es útil saber que la mayoría son utensilios de fácil desplazamiento para cualquier emergencia.

Qué mantenimiento y garantía necesita el desfibrilador

El mantenimiento de estos instrumentos no debe resultar complicado, pues generalmente realizan una auto-revisión para garantizar su estado óptimo para trabajar. Es por ello que sólo requieren una revisión al año como medida preventiva, al igual que una inspección después de cada uso. Además, mientras mayor sea la garantía que aplican en el aparato, mayor es la confianza que se puede tener de éste.

Qué repuestos se deben comprar

Reponer piezas y accesorios del desfibrilador debe ser fácil, el hacer los cambios necesarios alargará la vida útil de esta herramienta. Así que al reflexionar sobre qué desfibriladores comprar no es buena idea pensar en uno que esté retirado del mercado (aunque salga más barato), o alguna marca desconocida, pues hacer esto puede provocar que no se tenga disponibilidad o tener que esperar por tiempo indefinido a los recambios necesarios para el aparato, convirtiéndolo en un desfibrilador inservible.

El precio de los repuestos y su caducidad, igual deben ser un punto a considerar. Por ejemplo, un desfibrilador puede parecer que tiene un precio idóneo, sin embargo el cambio de parches y baterías podría causar el desembolso de hasta el 50 % del precio de este equipo médico, de esta manera, a mediano y largo plazo requerirá una inversión muy elevada.

Se debe tener en cuenta que los parches necesitan cambiarse tras cada uso. Por otro lado, el repuesto de una batería tiene un promedio de vida de 3 a 5 años. El precio de estos repuestos no debe ser mayor al 10 o 15 % del precio del desfibrilador.

Qué desfibriladores comprar para adultos y niños

En general todos los desfibriladores cuentan con la modalidad pediátrica y para adultos, en donde el uso infantil es para menores de 8 años y con un máximo de 25 kilogramos de peso. Las descargas en los adultos varían entre los 150 y 300 Julios, mientras que en los niños generalmente son de 50 Julios. En ocasiones esta modalidad se cambia desde el aparato, en otros casos se necesitan parches pediátricos y de adulto. El desfibrilador reconocerá los que tiene y trabajará con base en ello.

Se recomienda siempre tener este equipo médico listo para auxiliar a un adulto, pues la probabilidad de que el paro cardíaco le suceda a alguien mayor es mucho más elevada, aunque siempre se debe estar prevenido para poder emplearlo en modo pediátrico.

Si ocurre un paro cardíaco, es de suma importancia actuar lo más rápido posible, cada momento aumenta el riesgo de no sobrevivir.  Por ello, es adecuado contar con estos equipos médicos en lugares donde sería más habitual su uso, como lo son las instalaciones deportivas, las empresas o, incluso, espacios públicos y hogares.

Si quieres saber más sobre desfibriladores o este tipo de equipos médicos no dudes en contactarnos.