Entradas

Tococardiógrafos en México para monitorización fetal

Los tococardiógrafos en México son cada vez más solicitados, pues en los últimos años se han convertido en un gran apoyo para los médicos a la hora de los partos. El realizar una monitorización fetal brinda más confianza a los profesionales y también a los futuros padres. Sin embargo, hoy en día surge la cuestión “qué monitorización conviene usar en el parto: la  continua o intermitente”.

Trataremos de resolver estas pequeñas dudas en cuanto a los tococardiógrafos en México o monitores fetales se refiere. Para comenzar, cabe aclarar que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) no hay evidencia científica acerca de que la monitorización fetal mejore la resolución de un parto. No obstante, los profesionales han mencionado que es de gran utilidad al aportar información de cómo se desarrolla el proceso.

Mientras se lleva a cabo el parto, la monitorización puede hacerse en cualquier momento, aunque su utilización dependerá de cada hospital o clínica. Algunos médicos aconsejan colocar el tococardiografo desde el inicio hasta el fin. Sin embargo, reconocidos especialistas recomiendan la monitorización intermitente, lo que significa emplear periódicamente el monitor fetal, siempre y cuando el parto evolucione como es debido.

Origen de la monitorización fetal

El origen de esta práctica, también conocida anteriormente como auscultación fetal, proviene desde los inicios de 1800, cuando comenzó a escucharse el latido del feto para diagnosticar la vida intrauterina. Los primeros indicios de la monitorización fetal eran tan simples como colocar la oreja en el abdomen de la madre.

Con el tiempo empezaron a surgir los primeros estetoscopios, pero hasta 1876 apareció el estetoscopio Pinard, el cual estaba fabricado especialmente para esta actividad. Posteriormente, continuó incrementando el interés por identificar los patrones de frecuencia cardíaca en relación al bienestar fetal. Lo anterior dio paso a que para 1900 la monitorización fuera una práctica establecida en varios países europeos.  

Los primeros electrodos fetales aparecieron en 1960 y cuatro años después surgió el efecto doppler. Para 1968 se inventó el primer monitor electrónico fetal. La monitorización de la frecuencia cardíaca fetal es de gran importancia debido a que permite detectar fetos en situaciones de riesgo, por lo que es una herramienta clave para controlar la salud del feto, en consecuencia cada vez se buscan más tococardiógrafos en México.

Monitorización fetal continua VS Monitorización intermitente

El uso de tococardiógrafos en México para realizar monitorización fetal continua llegó a partir de la mitad del siglo pasado en las salas de parto. Ahora, se suele utilizar la auscultación intermitente en mujeres sanas y sin complicaciones durante el embarazo, mientras a las cesáreas y partos vaginales operatorios se les asocia con la continua.

Como ventajas, la monitorización intermitente no limita la movilidad de la mujer y es importante, pues se pueden adaptar diversas posturas durante el parto, lo cual ayuda a lidiar con el dolor de mejor forma; se emplea en menor cantidad la anestesia epidural y se reduce el periodo de dilatación, entre otros beneficios.

Cuándo practicar la monitorización continua

A pesar de que la OMS aún no reconoce el uso de monitores fetales como benéficos durante el proceso de parto, existen numerosos estudios que dictan que existe una correlación entre los embarazos de riesgo y el surgimiento de encefalopatías neonatales, parálisis cerebrales y muerte perinatal, por lo que en estos casos emplear Tococardiógrafos resulta de gran ayuda y es altamente recomendado.

Con el fin de poner en funcionamiento la opción más adecuada, los especialistas necesitan saber cuál es la evidencia científica más reciente. De la cual podemos mencionar que la monitorización continua no está recomendada para embarazos de bajo riesgo, pues puede incrementar el índice de cesáreas y partos instrumentados.

Si deseas saber más de las funciones que tienen los tococardiógrafos en México puedes consultar los equipos con los que contamos, los cuales son de excelente calidad y se ajustaran a tus necesidades médicas en estos tipos de partos.

Tococardiógrafos en México para monitorización fetal

Monitores fetales para qué sirven y cuándo deben emplearse

Monitores fetales para qué sirven durante el embarazo y el parto, esa es una cuestión que se hacen muchas personas hoy en día. De hecho, algunas no saben que también se utiliza este instrumento al momento de dar a luz. Ahora aclararemos para qué sirven estos equipos médicos y su importancia en el periodo de gestación y nacimiento de un bebé.

Saber el estado de salud del feto es de suma importancia para los médicos y también para los futuros padres.  Por ello, una de las herramientas que permiten analizar el bienestar del bebé es el monitor fetal. Si la madre sabe de qué trata y en qué momento usualmente se realiza esta prueba, sin duda le ayudará a practicarla con mayor tranquilidad.

¿Qué es el monitoreo fetal?

Monitoreo fetal  o monitorización fetal, es un examen indoloro y no invasivo, el cual suele practicarse en las semanas finales de la gestación y al momento del parto, con el fin de controlar la actividad uterina y la salud del bebé. Para realizarlo se emplea un cardiotocógrafo o monitor, el cual es un instrumento que registra la cantidad, el nivel de intensidad y la duración de las contracciones, además de la frecuencia cardíaca fetal.

La frecuencia cardíaca fetal (FCF) es el ritmo de los latidos del corazón que produce el bebé cada minuto. Por lo tanto, cuando los médicos especialistas cuentan con los registros, elaboran un modelo en el que se compara si existen contracciones y el comportamiento del feto mientras éstas ocurren.

Uso del monitor fetal durante el embarazo

Generalmente, en caso de que sea un embarazo sano, la monitorización suele practicarse en las semanas finales de la gestación, para corroborar el bienestar del bebé. Específicamente, en el sector de salud pública, se recomienda realizarlo a partir de la semana cuarenta, siendo ésta una fecha probable del parto.

Igualmente, se suele utilizar el monitor fetal en casos probables de parto pretérmino, es decir, cuando la embarazada, a partir de los 6 meses y medio tiene que acudir a urgencias por sentir contracciones. En estas situaciones los especialistas realizarán el monitoreo fetal a la gestante y observarán si las contracciones que sufre son o no de parto.

También suele emplearse  el uso del monitor fetal cuando la madre percibe que han disminuido los movimientos bruscos del bebé, o en su defecto, no siente movimiento alguno. Cabe aclarar que en las últimas semanas de embarazo es normal que se reduzcan los movimientos dentro del útero, pues la criatura cuenta con menos espacio para moverse.

Por ello, es vital que la embarazada note si existe movimiento fetal, por lo menos dos veces al día. De sentir poco movimiento, puede ayudar al bebé acostándose sobre su lado izquierdo, otra opción es consumir alimentos que estimulen al feto, como los chocolates. Si lo anterior no sirvió, debe acudir al hospital para confirmar su bienestar con el monitor fetal.  

En los casos anteriores suele emplearse la monitorización externa. En donde los especialistas afirman que tener un registro de veinte o treinta minutos es suficiente para verificar la reactividad y pulsaciones en la frecuencia cardíaca del feto.

Uso del monitor fetal durante el parto

Según publicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), no está comprobado científicamente que el monitor fetal mejore la resolución del parto, sin embargo, es de gran ayuda para los especialistas, ya que los orienta sobre cómo está evolucionando el proceso en cualquier momento, pues la monitorización puede efectuarse en cualquier lapso.

En términos generales, cuando las parejas se preguntan sobre monitores fetales para qué sirven y su empleo, deben saber que esto depende de cada clínica u hospital. En algunas instituciones los protocolos dictan implementar el monitor desde el principio hasta el final del parto, aunque, la experiencia médica recomienda aplicar registros ventana, los cuales significan colocar el monitor periódicamente siempre que el patrón sea correcto y el parto se esté desarrollando debidamente.